(CR) Eclesiásticos y religiosos de Argentina que conocen la trayectoria del nuevo papa Francisco, han explicado a CatalunyaReligió.cat que es un hombre "especialmente sensible con los pobres" y que lo demuestra con actitudes diarias como el hecho de que era un obispo que "iba a trabajar cada día con transporte público" o que no le gustan los tratamientos de eminencia y se hace llamar "padre Bergoglio".

Las fuentes consultadas explican que tras la dictadura (1976-83) "hizo un proceso de conversión personal y que se decantó por la opción de los pobres". "Es un hombre austero y sus visitas pastorales se caracterizan por la gran sencillez y cercanía".

Un detalle significativo explicado por un religioso argentino aCatalunyaReligió.cat es que se puso en contacto con el autor de unos artículos muy duros que denunciaban la corrupción en su país natal y él dijo "adelante, no pueden silenciar la voz de los profetas". Además, las fuentes consultadas, que han preferido no dar nombres, afirman "El enfrentamiento que tiene Bergoglio con el peronismo y con la actual presidenta Cristina Fernández de Kirshner es absoluto".

En general, las fuentes consultadas -todas ellas argentinas- muestran su gran alegría y vaticinan "grandes cambios en la reforma de la Curia y el retorno al espíritu original del Concilio Vaticano II, como muestra su sintonía con los pobres y su sencillez.

Lo acentúan dos hechos -dicen-: el nombre elegido, Francisco, que debe leerse en clave franciscana, y su primera intervención, donde se ha mostrado afable, sencillo, pidiendo oraciones para él y recordando en todo momento el desaparecido Papa "bueno", Juan XXIII.

Anuncios